Aumentar el periodo de gobierno: Una propuesta de reforma electoral

El diputado Marco Redondo del PAC ha presentado una propuesta de reforma electoral, que suscriben además quince de sus compañeros diputados. La propuesta consiste en ampliar el periodo de gobierno de 4 a 5 años y vale para el Poder Ejecutivo, el Legislativo y para las autoridades municipales. Toda reforma electoral es trascendental, y vale la pena analizarla, aunque le encuentro muy pocas posibilidades de ser aprobada. La propuesta tiene sus méritos: El peso de la deuda política es importante: según datos de la última campaña, asciende a 18 mil millones de colones. Pasar de gastar 18 mil millones en cuatro años a gastarlos en 5 años se traduce en un ahorro de 900 millones de colones por año. Es una suma importante. Con eso se pueden reparar muchas escuelas, evitando que muchos niños inicien el curso lectivo en un ‘salón comunal’ o bajo un frondoso árbol, de los que no faltan en esta tierra ubérrima. Se podrían también construir muchas comisarías para evitar que los policías trabajen desde pocilgas, como recientemente ha denunciado el Ministro de Seguridad.

Algunos dirán que cuatro años es poco cuando el Gobierno es bueno, pero que cinco es mucho cuando es malo. Yo diría que hace mucho que Costa Rica no tiene buenos Gobiernos. Ha habido unos mejores que otros, pero ninguno ha sido bueno.

El abanico va desde el peor que recuerdo, que fue el de Carazo, hasta el mejor que recuerdo, que fue el de Monge. Otros pensarán distinto, y podrán acertar desde luego.

Lo peor que puede ocurrir es tener a un gobierno mediocre por 5 años en vez de 4, pero poco pasará porque Costa Rica es un país muy institucionalizado. Aquí no mandan los políticos: mandan los jueces. Ya judicializaron la política; ahora van por judicializar la salud. Manda, además, la burocracia. Estamos ahogados en un Estado paquidérmico, colosal, inoperante y carísimo.

La verdad es que cuatro años es poco para hacer obra. Los Gobiernos solo disponen de dos años para hacer algo. En el primer año se acomodan y en el cuarto están condicionados por la campaña electoral.

Con cinco años tendrán más tiempo para hacer obra, pasar legislación que les interese, hacer avanzar programas.

Yo le veo mérito a la propuesta, pero no se las daría gratis: tienen que proponer algo ‘más’ junto con esa reforma: una reforma integral. Por ejemplo reformar cómo ‘elegimos’ a los diputados debiera ser prioritario; estar en primer lugar en el debate nacional. Y es que no los elegimos: votamos por una lista cerrada que le ha quitado todo protagonismo al elector y menoscabado la legitimidad de la Asamblea Legislativa. Los proponentes pueden comenzar por algo más simple: proponer reducir el número de asesores, que hoy son de seis por diputado, a solo tres en la próxima legislatura. Con tres asesores bien calificados tendrán bastante. Nosotros los ciudadanos, que somos quienes pagamos la cuenta, deberíamos poder decir algo.

Leonardo Morales Castro

Miembro de Poder Ciudadano YA!

top